Cuatro estaciones

Fue a comienzos de un verano de hace mil años. Nos vimos varias veces antes de que saltase la chispa, pero cuando saltó lo incendió todo a su alrededor sin que se pudiese hacer nada por evitarlo. En sus ojos de azul vivo me perdí aquel verano, pero aquellos días de calor que parecían no tener fin se acabaron, y cuando el verano dio paso al otoño me refugié en sus cabellos dorados, donde nada era imposible, romper aquello parecía tan difícil como detener la rotación de la Tierra. El invierno me sorprendió escuchando a Janis Ian cantando At seventeen y a Sabina cantando Calle melancolía.

La volví a ver esta primavera, refugiándose de la lluvia en un portal. Los años se habían cobrado su tributo, como a todos, estaba menos hermosa pero, quizá, más interesante. Sus ojos seguían iluminando su rostro como siempre. Hubo una época en la que significó todo, pero nuestros caminos se separaron hace mucho. Apreté el paso y seguí el mío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s