Dioses y demonios

Escribo, dijo el sujeto A, por vanidad, porque he dado en suponer que lo que tengo que decir no sólo interesa a los demás, además es necesario decirlo, el mundo sería peor si yo no escribiera.

Escribo, dijo el sujeto B, por que mi vida se me queda pequeña, necesito crear mundos, seres, vidas para poder escapar de la mía, aunque sea un momento.

Escribo, dijo el sujeto C, por la gloria, porque no hay recompensa mayor que oír alabanzas unidas a un nombre que es el tuyo en bocas ajenas.

Escribo, dijo el sujeto D, por el placer de crear hombres y mujeres, ciudades y montañas, países y océanos, por el placer de dar y quitar la vida. Escribo para ser Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s