No creo en Dios

Las dos frases eran perfectamente legibles, estaban torpemente garabateadas sobre un cartón que descansaba entre las piernas del hombre. Lástima de foto, pensé, a cualquiera que se lo cuente no me va a creer. “No creo en Dios, acaso ¿Él cree en mí?”

 

Anuncios