Al principio y al final

Al principio, las primeras veces, lo más importante no es tener razón, es cerrar la herida, evitar cuanto antes el dolor, incluso pidiendo perdón sin sentirlo ni merecerlo. Más adelante lo principal es saber quien es poseedor de la verdad, la brecha durará más tiempo abierta, pero no importa, lo que cuenta es ganar, tener razón, lograr demostrar que el error es del otro. Finalmente llega un momento en que ninguna de las dos cosas es importante, más que nada porque ya no importa a ninguna de los dos.