Radicales

En las calles hay de nuevo protestas, manifestaciones, indignación, hartazgo. Los llaman radicales, violentos, terroristas urbanos. La calle como lugar común, como lugar donde se puede expresar en libertad debe ser prohibida, vedada sólo para que pasen los coches.

¿Y que esperan que hagan? ¿Esperar cuatro años sentados frente al televisor? ¿Ignorar la estafa que comete el gobierno cada vez que toma una medida?
La brecha entre la sociedad oficial y la sociedad real es cada vez más grande y desde luego, esa sociedad real debe ser silenciada, callada, ocultada como ha estado siempre.
Anuncios

Si yo fuera valenciano

Si yo fuera valenciano y los gobernantes de mi comunidad hubiesen convertido todo el litoral en una Marbella, llena de desenfreno, corrupción, especulación inmobiliaria, despilfarro, carreras de formula 1, copas américa y aeropuertos inútiles. Si el presidente de mi comunidad fuese amigo (que quiere un huevo) a mafiosos chuscos, horteras y millonarios. Si tras una elecciones generales el gobierno recién formado se dedica en mes y medio a hacer todo lo contrario de lo que se comprometió antes de las elecciones. Si me recortasen los derechos laborales, si convirtiesen la sanidad y la educación públicas en un callejón sin salida …

Jack Daniel’s

Tengo un amigo que colecciona noticias curiosas, especialmente le gustan aquellas que contienen paradojas del centro del imperio, antes de que sea barrido desde oriente (o quizá allí sea desde occidente, otra paradoja). El otro día se escuchó en la radio que en el pueblo de Kentucky donde se fabrica el bourbon Jack Daniel’s está prohibida la venta de alcohol. Pues allí durante una visita a la fábrica estuvieron acompañados por un grupo de presos (más de uno de ellos había tenido problemas con el alcohol) que también hacían la visita.

Al alba y con viento …

Al alba y con viento de tramontana, unidades de élite del ejército español han cruzado la frontera y cercado la ciudad de Perpignan. Todas las vías de comunicación están cortadas y la ciudad aislada. Se espera que en las próximas horas nuestras tropas ocupen la ciudad y alcancen los objetivos marcados.

Así empezaba la declaración del ministerio de defensa donde se daba cuenta de la operación realizada contra el enemigo francés a fin exigir una reparación a las últimas afrentas realizadas sobre algunos de nuestros más significados compatriotas. He podido leer en la prensa extranjera, sesgada y malintencionada, que califican esta operación como “la guerra de los guiñoles”, sin duda con ánimo vejatorio. Da igual, sabemos que la razón está de nuestra parte, los últimos acontecimientos han unido al pueblo junto a sus dirigentes para hacer justicia.