Jack Daniel’s

Tengo un amigo que colecciona noticias curiosas, especialmente le gustan aquellas que contienen paradojas del centro del imperio, antes de que sea barrido desde oriente (o quizá allí sea desde occidente, otra paradoja). El otro día se escuchó en la radio que en el pueblo de Kentucky donde se fabrica el bourbon Jack Daniel’s está prohibida la venta de alcohol. Pues allí durante una visita a la fábrica estuvieron acompañados por un grupo de presos (más de uno de ellos había tenido problemas con el alcohol) que también hacían la visita.

El derecho a no saber

La radio lleva todo el día martilleando con la noticia de que un tribunal norteamericano ha dictado sentencia sobre si la teoría de la creación inteligente debe enseñarse en los colegios. Creo que es en Kansas donde lo enseñan, no sé si en lugar de las teorías de Darwin, o, simplemente como contraposición. Los sesudos tertulianos se regocijan en señalar con el dedo la ignorancia del imperio, con ese extra de superioridad con que se mira todo lo norteamericano.

Probablemente los clarividentes observadores de la realidad que pontifican a todas horas en las ondas tienen razón en su análisis, probablemente no sea más que un movimiento de fanáticos integristas. Otro más. Pero se me ocurre pensar en lo que ocurre en una sociedad para que el derecho de no saber, el derecho a la ignorancia sea un tema de debate público. ¿Qué hay detrás de todo esto? Ni idea, por supuesto. Pero no deja de ser paradójico que una verdad que se creía universal, la mil veces repetida inagotable sed de conocimientos del ser humano, ¿se ha agotado? Ya digo, probablemente no haya nada de esto y sea, simplemente otro paso más hacia la estupidez universal, que ya parece inevitable.