Demasiada prosa

Llegamos a casa de una lectura de poemas de Miguel Ibáñez, cierro la puerta. me quito la chaqueta, me pongo las zapatillas. Pon la mesa, barre las migas que ha dejado el gato, acuesta a los niños, limpia la cocina. Mucha prosa, poca poesía.

Anuncios