A toda velocidad

Estoy conduciendo por una nueva autovía al volante de un modesto utilitario, la velocidad punta es de 90 km/h, podría ir a más velocidad, claro, a riesgo de que las bielas salgan volando por el costado. Me adelantan todos y llega un momento que me noto molesto, un poco enfadado por ir tan lento. Y empiezo a pensar en lo absurdo de la situación, ¿cuanto antes llegaría si fuese a 120? dos, tres minutos como máximo.  Mundo de locos, bajo la ventanilla y dejo que el aire cálido me dé en la cara.

Anuncios