EL dedo y la luna

Todos mirando, como hipnotizados, el dedo que señala la luna, discutiendo sobre la forma, tamaño, textura, color del dedo, mientras el satélite permanece lejano, invisible, indiferente.
El anuncio de la pregunta del improbable referéndum en Cataluña, el debate, el choque de trenes entre nacionalismos, esas cabezas que en lugar de pensar, envisten. El dedo.
La degeneración de la democracia, la pérdida de legitimidad, la corrupción económica y moral, el robo de derechos, la miseria, la revelación a cara descubierta de que el poder ya no es del pueblo, si es que una vez lo fue, de que el poder lo detentan cuatro personajes sin cara, sin nombre, sin escrúpulos, lejanos y envueltos en oro. La luna.
Anuncios